lunes, 30 de noviembre de 2015

La saga El planeta de los hongos de Eleanor Cameron




Estas son las aventuras de dos amigos que conocen a los descendientes de una antigua raza de hombres esporíferos y que descubren una milenaria civilización en un oculto satélite de la Tierra, al cual realizan frecuentes viajes utilizando una moderna nave espacial.

 Eleanor Cameron escribió el primer libro a pedido de su hijo que deseaba una historia que lo tuviera de protagonista. La serie consta de cinco títulos:

Un viaje maravilloso al planeta de los hongos
Regreso al Planeta de los hongos
Mr. Bass y el tiempo
El planetoide de Tyco Bass
Un misterio para Mr. Bass

Y existe otro titulo poco conocido: Joyas de la Luna y El meteoro que no podía quedarse , que fue diseñado como un libro de lectura escolar


Estas novelas eran parte de la colección Robin Hood que publicó una extensa lista de títulos juveniles y es la mejor y más completa en autores clásicos para adolescentes.
Tuve la suerte de hallar dos títulos que se sumaron a mi desafío de lectura 2015.
Regreso al Planeta de los hongos y Un misterio para Mr. Bass.
Sus protagonistas Dave y Chuck son dos chicos que tienen como mejor amigo a Tyco Bass un científico e investigador de los Micetianos la gente que vive en el planeta de los hongos.

¿Quién es Tyco Bass?
El misterioso señor Tyco Bass, un inventor y científico, investiga a un satélite llamado Basidium X, es el responsable de inventar la nave que hace posible el viaje de los niños.



Sobre el último libro, que cierra la saga, debo decir que me resultó aburrido creo que la historia perdió el encanto y el enigma, suele suceder con la mayoría de las sagas por eso culminan.
Toda la saga trata sobre esta civilización que se instaló en la Tierra y de los viajes hacia el Planeta de los Hongos donde el mismo planeta guarda secretos sobre su pasado y es allí donde conocen a su líder 
El Gran Ta, un ser con aires budista.
Los hombrecitos esporíferos no son tan ajenos a nosotros llegaron a nuestro planeta hace miles de años y aquellos que pudieron verlos los llamaron duendes. 

Cada titulo son libros clásicos de la literatura infantil anglosajona; llamó muchísimo mi atención como ésta autora escribió sobre ciencia ficción un género que, sobre todo en su época, era casi exclusivo de los hombres. Ingeniosamente utilizó mucha información de biología y botánica y le sumó la astronomía; logrando una aventura que en realidad es una forma de acercar los niños a las ciencias.





domingo, 15 de noviembre de 2015

La quinta ola - The 5th Wave



Próxima estrenarse es la adaptación cinematográfica de la trilogía escrita por por el autor estadounidense Rick Yancey. La Quinta Ola es el primer libro de la trilogía. Se trata de una novela de ciencia ficción y literatura juvenil narrada en primera persona desde la perspectiva de Cassie Sullivan.
La pelicula es protagonizada por Chloë Grace Moretz, actriz que le quedan muy bien los papeles de acción, ¿podrá cosechar tantos fans como Los juegos del Hambre ? 

SINOPSIS:
En La Quinta Ola, cuya trama ocurre en la actualidad, cuatro oleadas de ataques mortales han devastado la mayor parte de la Tierra. Con este escenario de miedo y desconfianza como telón de fondo, Cassie, una adolescente de 16 años, se encuentra a la fuga tratando de salvar desesperadamente a su hermano pequeño. Mientras se prepara para la llegada de la inevitable y letal quinta ola, Cassie conoce a un joven que podría convertirse en su última esperanza.

Fecha de estreno Enero 2015


Velika capitulo 1 ( parte 11) Una madre


Velika

Capitulo 1

Una madre
( undécima parte)

El 12 de Agosto de 1904, el pueblo y la realeza rusa estaban de fiesta, había nacido el Zarèvich. Con la noticia recordé aquel niño que apareció en mi sueño dándole la mano a Velika. Ese sueño en especial lo he tenido siempre presente, un anuncio premonitorio de la oscuridad que vendría con los años, pero en ese año en particular, teníamos como familia nuestras propias amenazas.
En el hospital se habían dado cuenta como las frecuentes visitas, de ciertos pacientes, no estaban relacionadas con su salud personal, sino con un posible experimento del doctor Gusev.
Dos colegas de mi esposo habían dado parte al director del hospital sobre un asunto intimo; aquellos a quienes les abrimos la puerta de nuestro hogar habían expresado formalmente en una reunión, sin la presencia de mi esposo, de que algo aquejaba a nuestra hija. La niña no parecía desarrollarse como cualquier niño, y era seguro que el doctor Gusev, estuviese intentando curar la enfermedad de su hija, utilizando recursos del hospital.
El resultado de estos rumores fue simple: mi esposo renunció, cuando se le exigió que hablase sobre la salud de Velika. Nikolai fue determinante, de ninguna manera permitiría juzgar su desempeño profesional en base a cualquier problema perteneciente a su vida personal.

Cuatro años alimentando a la niña de sangre humana. Tuvimos suerte de marcharnos antes de que se ampliara la investigación, porque la mayoría de los donantes eran ladronzuelos o sujetos que dirían lo que sea por unas cuantas monedas.



Pasamos diez años con cierta tranquilidad, sin cambios notables en la salud de Velika, ni en su desarrollo físico. Su aspecto continuaba siendo el de una niña de cinco años, esto posiblemente se debía a una consecuencia directa de su alimentación. Velika desafiaba la ciencia y el cariño de padre ya no permitía que Nikolai quisiera investigar o hacer más pruebas en la niña. Nada se podía hacer al respecto, incluso Friederich S. perdió las esperanzas y aceptó que su pequeña amiga era un vampiro.

Las cuestiones políticas inquietaban a Nikolai, fue un alivio vivir refugiados en los bosques, la disconformidad de los ciudadanos cansados del sometimiento se convertía en una amenaza para las dinastías de Europa, y mi esposo temía que todo terminara en una revolución sangrienta y definitiva. Es de esperarse, que cuando las injusticias gestan al odio, éste sea imposible de detener y sus raíces terminen alcanzándote.
En Mayo de 1915, mi vida cambiaria con la peor de las noticias. El hombre que amaba, mi compañero, mi adorado Nikolai, estaba muerto. Regresando de un viaje que había realizado para atender una familia sufrió un asalto y sin piedad lo asesinaron.
Junto con su defunción me informaron que sus homicidas fueron hallados rápidamente por la policía del Zar y ejecutados de inmediato.
Velika me acompañó, juntas nos trasladamos a una morgue, a reconocer su cuerpo y traerlo devuelta a su hogar. Decidimos que descansara eternamente en nuestra propiedad, cerca de nosotras.
Los días transcurrían, y mis deberes no me permitían convertirme en una viuda doliente. Quería pasar mis días llorando en la oscuridad pero, sabía bien, que Nikolai nunca me  hubiera perdonado si permitía que el dolor me convirtiera en un pájaro sin nido.
Tenía una hija y con la muerte de mi esposo tomé conciencia de lo que significaba Velika en nuestras vidas.
Recibimos dos meses después una extraña carta de Duscha, donde por orden del tío abuelo de Velika, nos escribía avisándonos que en Estambul nos esperaba una casa acondicionada para que ambas viviésemos tranquilas y nos alejáramos de los disturbios que iban creciendo por todo el país.
 No comenté nada al respecto con Velika. Llegaron dos cartas más. 
Me pareció un atropello que insistiera pidiéndonos que nos marcháramos, y realmente me puse furiosa al intuir que quizás fuese mi esposo quien hubiera realizado este pedido. Me enfurecía la idea de que mantuviese contacto con la niñera a mis espaldas. Me enfurecía que me considerara incapaz de tomar decisiones por mi cuenta.
Mi esposo se ocupó personalmente en conseguir donantes para la sed de nuestra hija. Nunca me vi forzada a ser parte directa de sus actividades y cargó sobre sus espaldas el secreto, al igual que los que amamos a Velika, pero sé bien que como profesional hubiese guardado el mismo recato con un paciente. Sin embargo, la nobleza de mi esposo nunca fue retribuida. Cuando sus colegas pudieron perjudicarlo, lo hicieron. Y me dolía que no tuviera suficiente confianza en mí, para revelarme todas sus preocupaciones.
Porque había otras situaciones penosas que yo desconocía.
A través Rupert me enteré que, durante años, el sepulturero encargado del cementerio donde estaba Irina había pedido pequeñas y constantes sumas de dinero a Nikolai , a cambio de guardar silencio, sobre el destino de la bebita nacida de un vampiro.


Continuará...




Velika © Autor Adriana Cloudy
Argentina 2015 Todos los derechos reservados


lunes, 9 de noviembre de 2015

VAMOS A DAR UNA VUELTA AL CIELO





Es el año 2092, donde existe una nueva humanidad surgida gracias a la intervención de la ingeniera genética pero, estos nuevos humanos sin bien son bellos, saludables y casi perpetuamente jóvenes poseen una mente poblada de voces; en sus cerebros se albergan diferentes personalidades con deseos propios.
 En esta sociedad vive Nine, cuyo tiempo vital se agota porque ella  ha sido víctima de un error de diseño en su ADN que acorta irremediablemente su vida. A pesar de la cercanía de su muerte quiere proporcionar a una de sus personalidades la realización de un deseo, quiere darle a Nube la posibilidad de enamorarse, algo olvidado por la mente humana. Y podrá lograr esto gracias a que es seleccionada por la Sociedad para el Movimiento de Abstracción (SOMA) que controla y supervisa contactos vía Internet con personas del pasado. Así mediante un supuesto juego virtual, Nube, nos contará como conoce a Zang un adolescente que se enamora de ella y entabla una relación con esta chica desconocida, misteriosa y lejana. Su cariño mutuo crecerá en medio de chats y canciones, sin embargo, éste amor no podrá permanecer indiferente ante la falta de caricias y besos reales.
SOMA cuyas intenciones son poco claras permitirá que ambos jóvenes sigan en contacto. Pero la muerte no se detiene en nombre del amor y el triángulo que se forma entre Zang , Nube y Nine no puede durar eternamente…o tal vez sí.









Shook me all night long,
Yeah you, shook me all night long,
Knocked me out, I said you
Shook me all night long,
Had me shaking and you,
Shook me all night long,
Well you shook me,
Well you shook me...


AC/DC “You shook me all night long”  








Autor: Adriana Cloudy 
Argentina  2013 
Registrada bajo la ley de propiedad intelectual Ley 11.723

NOVELA SEMIFINALISTA
 EN EL PRIMER CONCURSO DE NARRATIVA JUVENIL 
DE LA EDITORIAL DEL NUEVO EXTREMO. 

viernes, 6 de noviembre de 2015

SNOWPIERCER RESEÑA



De entre las últimas producciones Snowpiercer merece un lugar destacado. No solo por el guión, que es un feliz derroche de adrenalina, porque además ha logrado diferenciarse de entre las resientes películas de ciencia ficción. Una historia que se desarrolla como en un video juego , donde debes subir de nivel e intentar seguir con vida.
Reúne a un destacado grupo de actores y tiene la particularidad, algo que muy pocas veces ocurre, que el rol del héroe no cae solo en el protagonista estadounidense por el contrario el actor asiático logra concentrar todo la atención del publico. Los personajes principales están a cargo de Chris Evans, Tilda Swinton , John Hurt ,Ed Harris, Song Kang-ho y Go Ah-sung.

La producción está basada en la novela gráfica de Jacques Lob, Benjamin Legrand y Jean-Marc Rochette: Le Transperceneige.

SINOPSIS


En un futuro distópico se realiza un experimento científico para contrarrestar el calentamiento global que tras fallar provoca una era glacial que acaba prácticamente con la población mundial. Los únicos supervivientes son los habitantes del "Snowpiercer": un ferrocarril extenso con un motor de duración ilimitada que circunvala el planeta entero a través de una vía férrea.

A raíz del desastre, el tren está dividido en dos clases: la parte delantera integrada por la clase acomodada y con privilegios a la que la clase obrera y pobre, situados a la cola. Hastiados por su situación infrahumana, los ciudadanos de la cola deciden organizar una revolución social para hacerse con el control de la máquina







Cuando afirmo que los grandes estudios de Hollywood deben mirar más hacia afuera no me equivoco, esta pequeña anécdota lo confirma:
Durante la producción de The Host a finales de 2004 en Hongdae, Seúl, Bong visitó una tienda de cómics que solía frecuentar donde conoció a Jean-Marc Rochette, uno de los historietistas franceses autores de la novela gráfica Le Transperceneige. 
Tras leer las historietas quedó fascinado al ver como un grupo de personas luchaba por la supervivencia en vagones clasificados por estatus social. Bong le enseñó las obras completas a su compañero de dirección: Park Chan-wook. 
En 2005, la productora Moho Films adquirió los derechos para la adaptación cinematográfica.



Me encantó lo que se logró con la adaptación, una película para ver más de una vez, y abordar este tren que es la única esperanza que tiene la humanidad para sobrevivir.Si puede superar su propia naturaleza.

" Esos bastardos de las secciones de adelante creen que son nuestros dueños. Comiendo sus bistecs para la cena y escuchando un cuarteto de cuerdas. Será distinto cuando lleguemos ahí." 








martes, 3 de noviembre de 2015

Continúa Mensajes para un gran amor ( capitulo 6)



CAPITULO VI

SIN REMORDIMIENTOS
(segunda parte)

Sor Inés realizó su rutina de obligaciones y regresó a su cuarto, para continuar con la lectura del diario. Pensaba encontrar en las páginas esa confesión que tanto necesitaba su amiga Teresa o al menos una señal, de que su abuela, fue hija extramatrimonial de Benito. Quizás, un testimonio de haber contratado como niñera a su amante.
Los siguientes párrafos trataban sobre las acciones de don Benito siendo parte de un grupo de intelectuales, los cuales, habían donado dinero para fundar el periódico local. El director de éste nuevo medio gráfico era esposo de una mujer, que en ese momento, a Benito le interesaba conquistar. Se las había ingeniado para mantener ocupado a dicho esposo, ofreciéndole importantes contactos en la capital. De esta forma, su ingenuo rival, estaba obligado a viajar varias veces en el mes, obteniendo Molinari espacio libre para su cortejo.
Benito describía aquella mujer como una dama exquisita, inteligente y con aires aristocráticos. Admiraba sus ideales sociales, que ella exponía al escribir su columna para el periódico. Molinari estaba deslumbrado por el intelecto de esa mujer. Una mujer con ambiciones bastante similares a las de Benito. Escalar  posiciones sociales, lograr cierto grado de poder y destacar políticamente. Era toda una capitalista.

 De ella escribió:
                                                                                                                             
“... Alba es la mujer más inteligente que he conocido. Mejor tenerla como aliada. Es increíble, verla  casada con alguien como Roberto.Un hombre simple, minúsculo  y con tan poco carácter...”

Más adelante, Molinari, describía  sus encuentros amorosos en la casa de su admirada señora. Gracias al espíritu ambicioso de Alba, fácilmente había logrado impresionarla.  Era un hombre con influencias en el pueblo y el socio mayor del periódico, esos atributos, los utilizó para conquistarla. Y logró complacerse varias noches bajo sus sábanas. Pero el  autor, de esas ardientes líneas en el diario, se cansó después de unos cuantos meses. Declaraba en las siguientes páginas como se sentía aburrido de su amante. Alba buscaba formalizar la relación y hasta le había propuesto matar a su esposo.

La atracción no duró mucho tiempo, respecto al rompimiento con su  amante, exponía su disgusto:

 “... tuve que otorgarle el diario al infeliz de Roberto. Su mujer es muy astuta. Alba es un ser frío cuando se trata del dinero .No importa. Cediendo mis acciones, por fin me la quitaré de encima. Podré ocuparme de otros asuntos que me atraen mucho más.”


-Parece que su juego no le salió del todo bien- pensó Sor Inés –no es un castigo por adulterio, pero estuvo cerca. No hay muestras de remordimiento por nada de lo que hacia. Hasta ahora veo claras  muestras de un ser egoísta.

El interés de Benito por Alba se esfumó y dejó de escribir sobre ella. En cambio, comenzó a dedicar líneas a lo impresionado que estaba del rápido crecimiento de cierta, hermosa niña, hija de un amigo. Era su nuevo objetivo.

-¡Este hombre no tenia escrúpulos!- dijo la religiosa, persignándose- Pensar que era un benefactor de este convento y decían que nunca faltaba a misa.

Ojeó un poco más el diario. Se detuvo dónde narraba detalles del cumpleaños número dieciséis de Dalila. Contaba que lo había organizado completamente Rita y su madre, siguiendo las indicaciones de Dalila. Al parecer, Ester y Ofelia, quisieron ocuparse pero terminaron peleando con la agasajada.
El padre escribió en su diario, que el evento se hizo al aire libre por la tarde y con una exhibición de cuadros de la cumpleañera. Ester había querido hacerlo en un elegante salón. Dalila se había opuesto. Como resultado no habló con su hermana hasta el día de la fiesta.

“...Dalila es una excelente pintora los cuadros que realizo de su hermana son increíblemente bellos. Ester quedo fascinada y le dio  un gran abrazo a Dalila...”

- Ya  era una virtuosa mujercita-reflexionó Inés- ¿Pero qué pasó?, para que se produjera un cambio tan radical en ella. Su padre era un mujeriego ¿Se habrá enterado de alguna aventura de don Molinari?

La religiosa notó, mientras leía, que pocas veces mencionaba a  Sandrina, la madre de Rita y abuela de Teresa. Se refería a ella de la misma forma que sobre Nicoletta, la encargada de la cocina. Ambas mujeres eran las responsables del cuidado de sus hijas.
Eso sí, según describía el viejo Molinari, Rita era tratada como una integrante de la familia. Almorzaba en la mesa principal. Y estudiaba en el  mismo colegio que Dalila, por eso eran muy unidas las dos.


“...Decidí llevar mis hijas a pasar varios días junto al mar. No iban desde que eran pequeñas, todavía se acordaban cuanto se habían divertido aquella vez.
Los negocios me abruman, no son vacaciones para mí. Lucio vino para que podamos terminar todos los contratos. Ese hombre tiene mucha paciencia, Ester y Dalila, lo tienen de aquí para allá. Es mejor para mí, no les tengo tanta paciencia. Prefiero pasar mis tardes conversando con Ofelia. Claramente ha dejado de ser una niña...”








-¡Todo un viejo verde!- exclamó la religiosa y otra vez se persignó.

Sor Inés trató de sacar cuentas por las fechas del diario, de la edad de las chicas: Dalila  ya tendría dieciséis, Ester dieciocho años y la misma edad sería la de esa otra jovencita amiga de ella.
 El mar de entonces, es el retratado en uno de los murales de la habitación de Dalila.

-Los recuerdos de sus vacaciones durante su niñez. Eso representan las  pinturas en la pared.

 Fue la acertada conclusión de la religiosa.

Adelantó otras páginas; ahora mencionaba Benito Molinari, varias discusiones con su socio principal. Buscaban nuevos inversores, y su mano derecha, Lucio, se marchaba a Europa por un mes. A Benito el manejo de los campos le exigía toda  su atención, le pesaba su rol de padre, las actividades de sus hijas lo contrariaban. Las chicas iban desarrollando cualidades diferentes, y por ende distintos intereses, demandaban cosas nuevas con el fin de entretenerse en la mansión.
Ester se dedicó con entusiasmo a la jardinería. Don Molinari tuvo que hacer construir un invernadero. Dalila amaba la pintura, vivía escapándose con sus pinceles y telas al campo. Nadie podía controlarla siempre se levantaba al amanecer, para buscar paisajes nuevos. Apenas se asomaba el sol  ya estaba dispuesta para dedicarse a sus cuadros.
El progenitor se quejaba de su soledad en el comedor. Nunca aparecía, alguna de sus dos hijas, a la hora del almuerzo. Sor Inés se imaginaba la situación.

-Es propio de la edad que tenían las niñas. Habían crecido. No habrá sido fácil para un padre soltero educarlas. Sobre todo siendo un padre que también tenia sus propios gustos e intereses y disfrutaba una vida de soltero rico.

 La religiosa recordaba que siempre se lo describió como un hombre elegante y  bien parecido, codiciado por todas las mujeres de la zona.
Salteó algunas páginas más y de repente notó una letra diferente. Una letra desdibujada, nerviosa, como si fuese escrita con cierta desesperación y hasta rabia:


“...Sandrina ve todo como si fuera la voluntad de Dios. Espera que todo se arregle y pase como si no fuera nada...”
“...como puede Dios darme una hija tan estúpida, tan idiota, una cualquiera en mi propia casa.
Una hija embarazada es algo que ni siquiera a Dios  podría aceptarle. Puedo destruir su obra sin ningún  remordimiento...”









Continuará ...